ENMIENDA A LA TOTALIDAD LEY MEMORIA HISTORICA Y DEMOCRATICA DE EXTREMADURA

Viernes, agosto 31st, 2018 @ 3:00PM

El Proyecto de Ley que pretende ser aprobado en el Parlamento Autonómico, ampliador de la LMH 52/2.007, adolece, en mi opinión, del mismo vicio parcial, sectario, falsificador y totalitario que la Ley matriz, conculcando los valores democráticos, que dice defender, adoctrinando como “la verdad histórica”, lo que políticamente más conviene al socialismo/comunismo español y menos a la sociedad extremeña que se ve manipulada desde su infancia, por falsedades históricas claramente contrastadas.

Por ello y al estar comprometido el ponente con los principios de la convivencia entre españoles; de la reconciliación iniciada en España desde 1.939; con la no aceptación de la falsificación histórica y de asunción de los valores constitucionales de tolerancia, libertad, justicia y pluralismo político, contesto, oponiéndome, al Proyecto de Ley, señalando como EXPOSICIÓN DE MOTIVOS, los siguientes:

1.- El texto de la Ley adolece, a mi juicio, de cuestiones importantes que es necesario resaltar, como que el PSOE está manchado de sangre con la Guerra Civil, pues fueron, entre otros partidos y sindicatos de izquierda, quienes provocaron y abanderaron el estado de pánico y arbitrariedad en toda España durante 1.934 para que, en Octubre de ese año, se comenzara a fusilar a Guardias Civiles y Policías, con el fin de Alzarse contra el Gobierno Legitimo, elegido en Noviembre de 1.933.
Desde entonces y hasta Julio de 1.936, provocaron, un día si, y otro día también, el conflicto civil que tuvieron que soportar posteriormente los españoles de ambos bandos por su culpa.
Encima, quienes provocaron dicho conflicto, los socialistas Indalecio Prieto, Largo Caballero y Juan Negrin, se dedicaron en los primeros meses de la contienda, a ROBAR todo el Oro del Banco de España, con el fin de entregárselo a los Comunistas soviéticos y para vivir como reyes en el exilio, al que huyeron cobardemente, dejando al pueblo que se enfrentara entre los dos bandos.
Por todo ello, es necesario que una Ley de estas características, cuente la realidad de lo ocurrido, y exija al PSOE que pida perdón por el estado de terror e impunidad que instauraron desde 1.934 hasta el 18 de Julio de 1.936 en España, por el ROBO de cientos de toneladas de Oro del Banco de España y por el Asesinato del Líder de la Oposición, José Calvo Sotelo en Julio de 1.936, entre otras muchas cuestiones que podría citar.
2.- Si se pretende “el reconocimiento y ampliación de derechos y se establecen medidas a favor de quienes padecieron persecución o violencia durante la guerra civil y la dictadura, no se puede comprender ni aceptar la limitación temporal que el Proyecto de Ley señala, circunscrita al 18 de Julio de 1.936, hasta 1.975, pues persecución y violencia por sus ideas se padeció en España durante todo el siglo XIX y parte del XX, y muy especialmente en el periodo comprendido entre el 14 de Abril de 1.931 y el 18 de Julio de 1.936, con miles de asesinatos y un golpe de Estado. Esa parcialidad limitativa de lo temporal deja a la dictadura o régimen autoritario comprendido entre el 1 de Abril de 1.939 y el 20 de Noviembre de 1.975, como excluible, pues en ese período de 38 años hubo menos persecución y violencia que en la II República, pues todos los juicios posteriores a la Guerra Civil, Causa General, lo fueron, no sobre la población civil y por motivos ideológicos, sino para hacer justicia de los crímenes cometidos por el bando derrotado.

3.- El Proyecto de Ley, como la de la memoria histórica, sobrenombre de la ley 52/2.007, de 26 de diciembre, “por la que se reconocen y amplían derechos y se establecen medidas en favor de quienes padecieron persecución o violencia durante la guerra civil y la dictadura”,. debería ser un proyecto de reparaciones, no de ajuste de cuentas, ya que persecución y violencia la padecieron los españoles de uno u otro signo, durante toda la II República y toda la guerra civil, y en mayor medida y número, los afines a quienes resultaron vencedores durante la contienda bélica, sin que se les reconozca tales derechos. Durante el llamado franquismo no hubo otra violencia que la del propio Estado, en aquella época, que tenía en su Código Penal “la pena de muerte” para los delitos de sangre, solo y exclusivamente, no para los ideológicos.

4.- En cuanto al articulado, de los 58 artículos de esta ley, solo uno, el artículo 25, tiene el directo carácter atribuido indebidamente a todo el conjunto: implantación de la hemipléjica memoria histórica, convertida en una no menos problemática memoria democrática, en el preámbulo, en el art. 47 y en la disposición adicional segunda.

5.- Si como se indica en los artículos 1, 2, 3 y 4, se quisiera establecer el ámbito del Proyecto de ley, “con el fin de fomentar la cohesión y solidaridad entre las diversas generaciones de españoles en torno a los principios, valores y libertades constitucionales”, lo fundamental sería que no desfiguraran el pasado, que no otorgaran impunidad a la mentira y que no se comprometieran a imponer y vivir contra la verdad. Un día les exigirán las generaciones futuras que justifiquen este “Himalaya de falsedades”.

6.- En el artículo 25 (Símbolos y monumentos públicos), con su condena de una parte del pasado, ya indican qué símbolos, placas, escudos, insignias y otros objetos son contrarios a la Memoria Histórica y, por consiguiente “Democrática”, y cuales desmerecen a la legalidad republicana y sus defensores, únicos legitimados para disponer de símbolos, placas, escudos, reconocimientos y conmemoraciones. Significando con carácter sancionador la posibilidad de retirar subvenciones o ayudas, e imponer sanciones a quienes osen oponerse a ese proyecto totalitario.
7.- A tenor del Proyecto de Ley, cuando se considera que en los objetos y menciones, se llega a la exaltación de la Guerra Civil, en estricto sentido (exaltar: elevar a alguien o algo a gran auge o dignidad), solo es admisible y predicable del bando perdedor de la Guerra, es decir, los monumentos, condecoraciones e insignias y calles al bando republicano, legitimando, por Ley, la discriminación ideológica: libertad, igualdad, justicia y pluralismo político que consagra nuestra constitución como sustantivo jurídico/político de la democracia. Así, Francisco Largo Caballero, Prieto, Azaña, Negrín, Carrillo, la Pasionaria y un largo etc. de personajes de Badajoz que no requiere de expertos historiadores, ni memorialistas; causantes de la guerra civil y responsables del saqueo del patrimonio nacional y ruina de innumerables bienes, son exaltados.

8.- La elaboración de un catálogo de las victimas y su censos de la Guerra Civil y la Dictadura (Art. 5), incide en la parcialidad y discriminación, tanto de las personas físicas, como a todo un periodo histórico de cuarenta y dos años (1.936-1.978) lo impregna todo, siendo imposible su práctica. Pues serían típicos vestigios, el tren Talgo, la Organización Nacional de Ciegos, La Seguridad Social, Los Hospitales Públicos, las Magistraturas de Trabajo o los Embalses, innumerables y muy positivos para Extremadura y su desarrollo económico y bienestar social: 66 pueblos creados y 225.000 Ha. convertidas en regadío, quedan sepultadas bajo el odio y sectarismo del Proyecto de esta Ley. Todo habría de disolverse como la ingente multitud de obras, servicios, instituciones, expresiones orales o escritas y bienes de toda clase.

9.- La invocación al espíritu de reconciliación y concordia y de respeto al pluralismo y a la defensa pacifica de todas las ideas, en el marco de la Constitución, que señala el preámbulo del Proyecto de Ley, invocación tan hermosa como falsa en su práctica, pues nadie puede reconciliarse condenando y suprimiendo a uno de los bandos en la contienda, el vencedor, y el que hizo posible la actual y perfectible democracia; pero ajena al comunismo que se pretendió implantar en 1.936.

10.- La tercera invocación de la Ley, no menos falsaria que las anteriores, señala que los ciudadanos tienen derecho a que los símbolos públicos sean ocasión de encuentro y no de enfrentamiento, ofensa o agravio. Por ello no podemos considerar, sino como un sarcasmo ofensivo, cuando se invoca que “La presente ley quiere contribuir a cerrar heridas todavía abiertas en los españoles”. Más bien resulta todo lo contrario y en ello están todos los que participan en esta furia memorialista. Cuando en el preámbulo, y en el artículo 3, se reitera la invocación a las condenas y sanciones impuestas por motivos de creencias religiosas, y se reduce a declarar ilegítimos los tribunales y las condenas, sin más consecuencias, cuando la persecución religiosa en la Guerra Civil y sus antecedentes están considerados como “la más sangrienta sufrida por la Iglesia desde la proclamación del cristianismo como religión oficial de Europa, quince siglos antes”, vienen a reafirmar la perversidad falsaria de la Ley y su inicuo propósito enmascarador.

11.- Cuando se nombra un Consejo de la Memoria Histórica y Democrática en Extremadura (Art. 43 y sgs), a semejanza de “la comisión de la verdad” de Orwell, se está plasmando el sectarismo y la discriminación ideológica, e impidiendo que sean los tribunales, independientes y al servicio del Estado (ciudadanos) y no de una determinada ideología excluyente. De entrar en vigor y aplicarse, el Proyecto de Ley que promueve el totalitarismo cultural e histórico, la discriminación ideológica, fomenta la división entre españoles, y pretende legitimar a la II Republica, ochenta y tres años después de su derrota, juzgando el pasado con evidente hemiplejia, no cabe otra postura que la de rebelarse contra tal impostura e injusto proceder, recurriendo con ésta enmienda a la totalidad y a cuantas estancias judiciales sean posibles para restablecer el estado de derecho y las garantías personales y colectivas que la norma conculca y la Constitución vigente ampara.

Al no existir oposición real al totalitarismo que la nueva izquierda quiere imponer y legisla mediante el presente Proyecto de Ley, por pereza intelectual, desidia, cobardía o falta de convicciones, resulta imprescindible que el pueblo extremeño, el respeto a la historia, la libertad y el estado de derecho, recobren todo su significado mediante la presentación de ésta enmienda a la totalidad e impugnación del presente Proyecto de Ley, que, mediante este escrito, presento para su debate en la Asamblea de Extremadura.

Compartir en Redes Sociales

    Posted by
    Categories: Blog

    Comments are closed.

    Próximos Eventos

    Consulta las fechas de mis próximos eventos.
    Municipios de España Bandera Española

    Municipios de España

    From May 26th to May 26th